Aguada pegó primero y venció a Defensor Sporting 84 a 80 en un juego vibrante, parejo y que tuvo un cierre sumamente emotivo. Con buenos momentos defensivos, con idas y vueltas pero con algo que nunca se negocia, con mucho corazón, el aguatero lo puso todo y más para adelantarse en su serie semifinal.

Desde el inicio los protagonistas se encargaron de marcar el tono intenso del juego. Los de Fernando Cabrera salieron rápidamente a cargar la zona pintada. En cuanto a duelos defensivos, Miguel Barriola fue con Martín Osimani y liberó a Barrera de tal desgaste. Smith y Curtis recibieron mucho juego, Démian Álvarez lastimó con su uno contra uno y maquilló momentos de bajísimos números exteriores. Cabot y Haller fueron clave desde la banca para sostener a su equipo. Los primeros 10′ quedaron en tablas (21) con un elegante doble de Diego García.
El arranque del segundo chico mostró a Aguada más activo. Gonzalo Iglesias sustituyó a Smith y el pibe rindió. El oriundo del club puso 11 unidades en ese cuarto, encestó dos triples monumentales para romper la defensa rival. La corta renta de seis (34-28) duró poco. Nuevamente Cabot a distancia se encargó de equiparar las acciones. Un doble dudoso (fuera de tiempo) de Mauricio Aguiar volvió a igualar las cifras (41) de cara al descanso largo.
En el complemento el trámite mostró una vez más a Aguada adelante en el marcador. Smith fue protagonista y defensivamente los caminos se cerraron de forma notable. En el plano defensivo, hubo momentos casi perfectos. La máxima de 10 (60-50) a 3.14 para finalizar el tercero ilusionaba y mucho. Si bien Cabot aportó desde lejos para colocarse a un triple, puntos consecutivos de Iglesias y Barriola dejaron a Aguada adelante 66-59 al término del tercer cuarto.
El partido iba a tener minutos dramáticos. El ingreso de Moultrie (enojado, molesto por su larga estadía en el banco) fue determinante. El internacional puso 12 puntos consecutivos y el panorama se volvió a complicar. Si bien se alternaron en el marcador, Aguada mostró su mística y personalidad. Todos lucharon cada rebote como si fuera el último. Smith se puso anchísimo, Curtis bancó atrás y Gustavo Barrera vio la luz en el momento que más lo necesitaba el equipo. En instantes de sequía, el retorno de Démian Álvarez fue positivo y la lucha de Barriola titánica.
De esta manera, Aguada pegó primero en una serie que se ha mostrado intensa y pareja desde su primer capítulo. Ahora, la historia continúa el jueves a las 20.15 hs en el Palacio Peñarol!
Arriba Muchachada!
Ver más fotos en facebook.