El inicio de la Liga Sudamericana para los rojiverdes se dio con abultada victoria sobre Osorno de Chile por 112 a 62 en un trámite que de forma muy temprana encontró a su dueño. Próximo desafío: Quilmes.
La noche se prestaba para que Aguada brinde un gran espectáculo y así fue. Los dirigidos por Fernando Cabrera desde el vamos marcó la cancha y con enorme eficacia sacó ventajas imposibles de descontar para el elenco trasandino.
Los aguateros fueron intensos desde la primera defensa, de esa manera Kyle Lamonte robó de forma consecutiva en primera línea y puso el equipo a correr. Las situaciones de pick and roll con Smith o Curtis siempre fueron efectivas. Ya en el primer parcial la máxima trepó a las 24 unidades.
El dueño de casa generó enormes fisuras en la rotación de balón, anotó por todos lados y encontró en Démian Álvarez un asistidor de lujo (5). La máxima de la primera mitad trepó hasta los 32 tantos.
Esa tranquilidad le posibilitó al entrenador rotar a sus jugadores. Hernando Cáceres (otro de los refuerzos) ingresó muy bien y el pibe Joaquín Rodríguez (hijo de Nazar) también hizo lo suyo con gran personalidad y eficacia exterior. El primer tiempo terminó 55-23, justamente con un triple del juvenil.
En el complemento nada cambió. Cabrera se dio el lujo de repartir los minutos entre sus jugadores, probar diferentes situaciones al momento de defender y atacar al mismo tiempo que la renta en el marcador iba en aumento. Nahuel Lemos (11 puntos), otra apuesta juvenil del club también disfrutó de un destacado momento.
Aguada tenía que ganar con autoridad y lo hizo. Este jueves el rival será el siempre duro Quilmes de Mar del Plata. La noticia dentro del plantel fue la baja de Nicolás Borsellino por lesión y la incursión para este segundo juego de Joaquín Izuibejeres.
Arriba Muchachada!
Ver Resultados Oficiales FIBA
Ver más imágenes de FIBA