Aguada perdió ante Defensor Sporting por 86 a 74 en un partido con tiempos bien distintos. Tras comenzar de forma notable y con autoridad, todo se dio vuelta en una segunda mitad para el olvido. El jueves hay revancha.
El inicio del juego fue netamente favorable para el rojiverde que mostró contundencia en ambos sectores del campo. Buenas defensas sucesivas derivaron en efectivas culminaciones adelante. Federico Pereiras contuvo y sacó del juego a Anthony Young. A su vez, los porcentajes exteriores del aguatero resultaron asombrosos para sacar una máxima de 14.
Por el lado fusionado, Eric Dawson fue el único que sostuvo a su equipo a nivel ofensivo. Adelante Aguada fue contundente. Démian Álvarez fue letal desde lejos (11 puntos en el primer cuarto) y Leandro Taboada surgió desde la banca para aportar excelentes minutos defensivos y también una vía de anotación confiable. Sobre el cierre de la primera parte y tras un triple de Sebastián Izaguirre, el rojiverde se fue 44-34 al descanso largo.
En el complemento todo cambió. En un abrir y cerrar de ojos el fusionado elevó su tono defensivo y el rendimiento de varios jugadores que habían sido contenidos. Goldwire y Young fueron letales y tanto Bastón como Iglesias se sumaron al excelente trabajo en zona pintada de Dawson. Por contrapartida, el aguatero perdió lucidez y efectividad ofensiva, aspecto que no logró equilibrar el juego.
Si bien las cosas no comenzaron bien, lo positivo es que en pocas horas habrá revancha. Aguada vuelve a jugar el jueves a las 19.15 hs.
¡Arriba muchachada!