Aguada logró un emotivo triunfo sobre Defensor Sporting por 70 a 67 y se adelantó en la serie 2-1 en un encuentro de alternativas cambiantes y varios errores. Sobre el cierre, con la jerarquía y mística de siempre, el rojiverde nunca se dio por vencido y con libres de Federico Bavosi se desató el festejo.
En lo previo el encuentro tenía varios condimentos que lo hacían sumamente atractivo. La paridad de la serie en uno más las apariciones de Bryan Davis (Aguada) e Ivan Johnson (Defensor Sporting) como extranjeros debutantes, generaban gran expectativa.
El partido fue deslucido, con mucho nerviosismo e imperfecciones, pero vibrante al fin. Los dirigidos por Miguel Volcan comenzaron mejor gracias a un notable trabajo defensivo (nuevamente Federico Pereiras fue el encargado de elevar el tono y reducir la productividad de Anthony Young) y claridad ofensiva en lanzamientos exteriores de Bavosi y Davis. Por los de Ponce, el único que logró lastimar una y otra vez en el bajo fue Emiliano Bastón. El primer tiempo fue 21-13 para el aguatero.
En el segundo chico el fusionado mejoró en ambos sectores y en eso tuvo mucho que ver el ingreso de Alejandro Acosta. Los puntos en la pintura y situaciones de contraataque resultaron determinantes para los de Ponce. La virtud de Aguada fue mantener la renta con aportes de Thorton (pintura) y Davis (uno contra uno). El aguatero se fue al descanso largo 35-28 adelante.
En el complemento Defensor Sporting mostró su mejor versión. Luego de contestarse con varios triples, tanto Alejandro Acosta como Young asumieron nuevamente protagonismo para ponerse a una pelota. Aguada no estuvo fino y los bajos porcentajes en libres un dolor de cabeza constante. A los 30′ la renta sólo fue de dos (49-47) para Aguada.
El cuarto final fue una verdadera locura. Dwayne Davis en varios pasajes solucionó favorablemente ofensivas que parecían trancadas. Con triples para sacar una distancia de siete (54-47) pero también para empatar el juego en 64 cuando parecía que el punto viajaba hacia Punta Carretas. En el cierre, con defensas de riesgo por ambos lados, la línea de libres fue un destino constante. Luego de que una asistencia maravillosa de Dwayne derivó en bandeja de Démian Álvarez y todo parecía que se liquidaba ahí.
Sin embargo, ambos equipos tuvieron sus oportunidades para quedarse con la victoria y no lo supieron aprovechar hasta que libres de Bavosi a dos segundos del final fueron lapidarios para llevar calma a todo el pueblo aguatero que una vez más llenó sus localidades y festejó uno de esos puntos que marcan.
Ahora, el aguatero quedó a sólo 40′ de llegar nuevamente a semifinales.
¡Arriba Muchachada!