Aguada venció con contundencia a Defensor Sporting por 93 a 81 en un juego en el cual el rendimiento colectivo estuvo a la altura de las circunstancias en una noche clave. Una vez más, todo el pueblo aguatero apoyó y festejó un gran desempeño de sus jugadores.
El inicio del partido fue parejo pero con el fusionado algo mejor parado desde su verticalidad ofensiva. Los ataques al aro de Alejandro Acosta fueron difíciles de resolver para la defensa rojverde. Adelante, tanto Al Thorton como Dwayne Davis se mostraron iluminados para dejar atrás una desventaja de seis unidades y cerrar el primer cuarto 24-23 adelante.
En el segundo chico Aguada mejoró aun más su tono defensivo. Joaquín Rodríguez (dos triples y buena lectura de juego), Leandro Taboada y por sobre todas las cosas Sebastián Izaguirre (contuvo notablemente los ataques al aro y colaboró en en la toma de rebotes) surgieron desde el banco para que el equipo se adueñe del partido. El primer tiempo culminó 44-31 arriba.
Para el complemento el conjunto aguatero salió a liquidar el juego y sin dar lugar a ningún tipo de reacción. Lanzamientos exteriores de Al Thorton y Davis rompieron rápidamente la defensa zonal fusionada. De esa manera, los de Volcan abrieron más de 20 de renta en un abrir y cerrar de ojos para no perderlo nunca más.
Aguada jugó con autoridad, no dejó que las heridas lo lastimaran y mostró su talento y jerarquía en la noche señalada. Ahora, a esperar rival. Nacional u Olimpia aparecen en el camino rojiverde en instancias de semifinales.
¡Arriba Muchachada!