Carrito
sobre el club
385
page-template-default,page,page-id-385,theme-bridge,bridge-core-3.0.9,qi-blocks-1.2.6,qodef-gutenberg--no-touch,user-registration-page,woocommerce-no-js,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-29.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.13.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-7
 

sobre el club

LA FUNDACIÓN

El 28 de febrero de 1922 se fundó el Club Atlético Aguada donde hoy está el número 1324 de la calle Ramón Escobar,  en la casa y farmacia de la familia Di Corcia.

La primera Comisión Directiva estuvo integrada por Alberto Pesce como primer Presidente de la historia del club, Rodolfo Di Corcia (Secretario), Raúl Solessi (Pro Secretario), Hugo Di Corcia (Tesorero), Gualberto Toletti (Pro Tesorero), Pedro Belloso, Gilberto Díaz y Julián Palermo (Vocales).

Es importante destacar que la primera reunión «oficial» de esa comisión directiva, integrada por jóvenes cuyas edades oscilaban entre los 14 y los 16 años, fue 8 días antes, el 16 de febrero,  bajo el nombre de Club América, para luego llamarse Aguada desde el citado e histórico día 28.

En aquél entonces la calle hoy llamada Escobar, se denominaba Madrid.

La mayor parte de esos  jóvenes jugaban en el Club Olimpia que era el club del barrio y cuna de legendarios deportistas en diferentes disciplinas del deporte uruguayo.

Aguada Agraciada 2

La primera dirección «Oficial» del Club Atlético Aguada fue Agraciada 2069, lugar donde se levantaba la Plaza 1, hoy, avenida del Libertador entre Venezuela y Nicaragua,  actual sede del Instituto de Profesores Artigas,  frente por frente a la Iglesia de la Aguada. En aquel entonces y a pocos metros,  transcurría la construcción del Palacio Legislativo.

Aguada Agraciada 1

En homenaje a la familia de origen napolitano, Di Corcia, fue que se eligieron los colores de la bandera de Italia para identificar a Aguada: el rojo y el verde.

Plantel 1era Estrella

Para entender aquel impulso inigualable de ese grupo de jóvenes, es necesario comprender las características de aquellos tiempos donde Uruguay se había colocado  a la vanguardia de Latinoamérica…

A fines del siglo XIX, comenzaron  a incorporarse los ejercicios físicos a las doctrinas pedagógicas. José Pedro Varela los impulsó en su reforma escolar de 1876. En 1911 Alejandro Lamas avanzó con la gimnasia en la escuela  y con los primeros maestros de gimnasia.

José Batlle y Ordóñez impulsó la modernización del Estado y la reforma laboral que cambiaría la forma de vida de las personas:

8 horas de trabajo, 8 horas para el estudio y la recreación  y 8 horas para el descanso. Las familias tenían ahora tiempo libre.

Se impulsaron los juegos atléticos anuales  y se creó la Comisión Nacional de Educación Física. Florecieron las plazas de deportes.

En septiembre de 1912 el estadounidense Jess Hopkins trajo el básquetbol a Uruguay y lo introdujo a través de la Asociación Cristiana de Jóvenes que estaba ubicada en la calle 33 en Montevideo.

El 19 de marzo de 1915 se creó la Unión de sociedades de básquetbol que luego pasaría a denominarse Federación Uruguaya de básquetbol.

En 1922 presidía Uruguay el Dr. Baltasar Brum. El 28 de febrero de 1923, al cumplirse el primer año de existencia oficial y administrativa de Aguada, se inauguró el monumento al Gral. Artigas en la Plaza Independencia de Montevideo.

inauguracion monumento Artigas 2

La plaza número 1, liderada por Primo Gianotti y que había sido trasladada temporalmente a la Aguada desde la Ciudad Vieja, jugó un papel fundamental en esos primeros años y fue el escenario para que los sueños de aquellos primeros aguateros se llevaran a la práctica.

Plaza N1

Aguada comenzó a jugar al básquetbol en la plaza 1 y se afilió a la federación uruguaya  para  iniciar sus competiciones oficiales en la Intermedia, en 1925.  

El primer delegado que representó a Aguada ante la Federación uruguaya de básquetbol fue Rodolfo Di Corcia que el 22 de junio de 1925 oficializó las características de la camiseta de Aguada y dejó constancia que «El Club A. Aguada usará camiseta a franjas horizontales verdes y rojas”.

En medio de triunfos deportivos uruguayos a nivel regional y en torneos olímpicos, Aguada competía en atletismo, voleibol, patín, natación, esgrima y fútbol. En 1927 se concretó el  debut en el Federal de Primera División.

futbol Aguada
Volei Aguada
Volei Aguada 2

El primer partido «oficial» del Club Atlético Aguada fue el domingo 8 de agosto de 1925 en la Liga Intermedia, por la mañana y en la Plaza 1 ante  Uruguay Asociación que también pertenecía al barrio.

Aguada ganó 15 a 9. Rodolfo Di Corcia anotó el primer doble de la historia aguatera. Según la crónica de la época recuperada en el libro «En el nombre del Barrio» de Oscar Bonino Dobal, «Rodolfo Di Corcia, de lejos, convirtió el primer doble de Aguada que ejerció un continuo dominio de las acciones…»

Aquellos debutantes históricos cuyos nombres no deben olvidarse fueron: Souto, Rodolfo Di Corcia, Lomé, Verzi, Hugo Di Corcia y Valls.

Los rivales de Aguada en su primera incursión oficial fueron: Uruguay Hindú, Uruguay Asociación Nacional, Yale, La Sportiva, Stockolmo y L`Avenir.

El 1° de noviembre de 1925 Aguada obtuvo su primer  título: Campeón  de la división intermedia tras vencer al Uruguay Hindú al tiempo que caía derrotado Stockolmo.

En 1926, Aguada vuelve a ser el Campeón de la Intermedia y asciende a la Primera división para participar por primera vez del entonces denominado Campeonato Nacional del año 1927.

Los participantes fueron Sporting como vigente Campeón, Atenas, Unión Atlética, Olimpia, Uruguay Prado, Asociación Cristiana y el debutante Aguada.

El primer partido ganado por Aguada en la Primera división del básquetbol uruguayo fue el 10 de julio de 1927 ante la Asociación Cristiana de Jóvenes por 23 a 22. El «match» se disputó en la cancha de Uruguay Prado en Agraciada 3482 y Capurro.

Aguada jugó con Di Corcia, García, Verzi, Olhagaray y Lomé.

La Plaza número 1 era el gran centro de socialización deportiva del barrio. Allí jugaba el Olimpia y sus “alas rojas”  fueron toda una inspiración para los pioneros aguateros que, en homenaje a esa Institución, sumaron las alas al emblema aguatero.

LAS CANCHAS DE AGUADA

En  1934 la Plaza 1 volvió a la Ciudad Vieja y en su espacio se construyó otro edificio emblemático para la época y que dio lugar a  la Universidad de las Mujeres.

Cancha Aguada Fundacion

1934 marcó a fuego la historia del barrio. Olimpia se marchó a Colón en 1933 y Aguada, a impulsos de su Presidente Pedro Ruggiero, se quedó en el barrio y obtuvo el espacio cito en Lenguas 1414 y Sierra, hoy Fernández Crespo.

La cancha de Lenguas, estaba ubicada frente al Palacio Legislativo y allí se mantuvo hasta que se concretaron las obras que dieron lugar a los jardines circundantes al Palacio de las Leyes.

Aquí Aguada vivió una de las épocas más gloriosas de toda su historia y de la historia del básquetbol uruguayo, bajo la Presidencia de Daniel Fernández Crespo, obteniendo cuatro títulos consecutivos: «El cuatrienio de oro». Una historia igualada pero nunca superada.

El domingo 29 de septiembre de 1934 se inauguró la Primera Cancha de Aguada en Dr. Luis P. Lenguas 1414 entre José L. Terra y Sierra. Aguada derrotó al Club Nacional de Regatas en el partido inaugural.

La construcción de los jardines del Palacio Legislativo despojó a Aguada de su histórica primera cancha y, mientras se buscaban las alternativas, Aguada practicaba en la Plaza Número 2 en Gral. Flores y  Juan José de Amezaga.

Partido ofcial Aguada

Con el objetivo de permanecer en el barrio de cualquier manera, es que se logra ubicar y arrendar un predio de la firma Oyama ubicado en la calle Fraga entre Enriqueta Compte y Riquè y Martín García. En este lugar Aguada obtendría el título de 1948.

Actualmente, es en este espacio que se levanta Radio Sarandí y parte del Canal 12

En febrero de 1950, se devolvió el predio de «la cancha de Fraga» y comenzó la búsqueda del nuevo espacio.

Bajo la presidencia de Roberto Infante, y luego de una búsqueda intensa y en ocasiones agotadora por la imperiosa necesidad de encontrar un espacio, se decidió la compra  y se firmó la escritura el 12 de enero de 1951 del predio y finca de la Avenida San Martìn con fondo a la calle Marmarajá. Se le conocía como «El Conventillo» y durante mucho tiempo convivieron los habitantes de las habitaciones con la cancha en proceso de lenta construcción.

Tablones, tableros y barandas utilizados en la cancha de Lenguas y en la de Fraga, fueron nuevamente utilizados en la cancha de San Martín, en medio de un predio rodeado de viviendas con sus vecinos dentro que, poco a poco, fueron mudándose.

LAS 10 ESTRELLAS

La Primera estrella y el Cuatrienio de Oro

En 1939 comenzó la Segunda Guerra Mundial y para 1940 los nazis avanzaban por Europa.

Uruguay, bajo la presidencia de Alfredo Baldomir y en su condición de país neutral, fue testigo de la Batalla del Río de la Plata y el hundimiento del acorazado alemán Graf Spee.

La opinión pública uruguaya y el mundo entero, asistían azorados a la caída de Polonia, Francia, Países Bajos y otras naciones bajo el aparente invencible poder militar alemán.

En el “moderno y recientemente inaugurado” Palacio Legislativo, se vivió el histórico debate entre batllistas y herreristas y la votación de una declaración contraria a la instalación de bases estadounidenses  aéreas o navales en Uruguay  para evitar cualquier tipo de “disminución de la soberanía”; como estipuló la declaración votada.

El mundo había cambiado. Los Juegos Olímpicos de Helsinki fueron suspendidos por la guerra.

En Uruguay, entre el 20 y el 28 de enero de 1940, Montevideo fue la sede del sudamericano de básquetbol en “la cancha de la Olímpica”;  del Estadio Centenario, donde hoy está la platea y a la altura de la Torre de los homenajes.

Uruguay fue Campeón ganando todos los partidos que jugó: 25-23  sobre Argentina,  38-15 ante Brasil, 43-26 a Chile,  25-24 contra Perú y  un claro  61-13 ante el debutante Paraguay.

Aguada, al tiempo que llegaba al récord de 10 años consecutivos como campeón de voleibol, en básquetbol, atravesaba una de las peores crisis de toda su historia.

En 1939, se fueron 30 jugadores de primera división y reservas y el club quedó devastado. Fue un período de pases, catastrófico para Aguada en tiempos de amateurismo y de un profesionalismo encubierto que comenzaba a extenderse lentamente: “Le doy un trabajo y Usted juega en mi cuadro”.

Lejos de bajar los brazos, Aguada, durante la presidencia de Daniel Fernández Crespo, apostó a sus “novicios”  junto a los que se quedaron.

Al mismo tiempo, Goes, el tradicional adversario de todas las horas tras su fundación en 1934, vivía uno de sus momentos de mayor gloria al ganar el Campeonato del 39 y perfilarse hacia el 40, prácticamente, y en buena ley, como el favorito absoluto.

Las competencias se iniciaron y, para sorpresa de la mayoría, el 5 de enero de 1940 Aguada y sus “caras nuevas” ganó su primer campeonato en primera división al obtener el  título “Pacto de Río de Janeiro”; venciendo en la final a Defensor por 39 a 36.

La sorpresa fue mayúscula, Aguada, sin figuras, se hizo fuerte con un equipo repleto de debutantes; y un estilo de juego que significó un cambio revolucionario para la época: correr y no caminar la cancha, pase rápido al compañero, la mueven los 5 y una marca incansable que se transformaría en los cimientos de la mejor tradición aguatera para todos los tiempos.

“Los del Palacio”; como se denominaba en ocasiones a los aguateros por su humilde cancha de tosca y tablones como tribunas, de la calle Lenguas y su sede en la calle Sierra, serían la sensación dentro y fuera de la cancha.

La historia del barrio que se transformó en hinchada, también comenzó a escribirse, el equipo rojiverde llevaba gente a todos lados sin importar el barrio.

Con la llegada del torneo Invierno comienzan a brillar algunos nombres que se transformarán en leyenda: Victorio Cieslinkas y el “Bebe” Ruiz.

Aguada ya no era sorpresa y gana el Torneo Invierno derrotando a Atenas en su propio gimnasio con entradas agotadas y “más gente afuera que adentro”.

El Federal comenzó con los ecos del Torneo Invierno obtenido. El debut fue ante el Campeón vigente Goes y en su propia cancha de la calle Guaviyú. Aguada ganó 44 a 41y el festejo se mantuvo por varios días.

El 15 de enero de 1941 en la cancha de Sporting y ante Bohemios, Aguada obtuvo su primer título Federal, la primera estrella, equivalente a una Liga Uruguaya del siglo XXI.

También se obtienen títulos en las divisiones “tercera” y “cuarta”; hoy formativas.  La Copa Lord Willingdon y el Campeonato Nacional, derrotando a Salto en la final.

Aguada es ahora quien debe defender el título y el factor sorpresa ya no jugaba.

 

La Segunda estrella

Al tiempo que La Alemania nazi y su pacto de no agresión con la Unión Soviética se desintegra y los nazis van por el territorio soviético, las tropas alemanas también  avanzan por Europa, África y el sur europeo, gracias a las alianzas con la Italia de Mussolini y la España de Franco.

Winston Churchill obtiene el apoyo político y lidera la resistencia británica.

Japón ataca Pearl Harbor y Estados Unidos entra en la guerra.

El mundo es una locura.

La emblemática película “Citizen Kane”  de Orson Wells, se estrena en los Estados Unidos y aparece en la cadena de televisión WNBT, el primer aviso comercial de la historia, un aviso de relojes marca Bulova.

La radio y el cine reinaban en Uruguay.

En 1941, Uruguay se conmovía por la llegada de Walt Disney, el creador del ratón Mickey.

El gobierno de Franklin Delano Roosevelt, apostaba a su mayor embajador cultural de la época en plena segunda guerra mundial.

Disney llegó para el estreno de “Fantasía” y fue recibido por el Presidente colorado Alfredo Baldomir que mostraba su claro apoyo por los aliados en el transcurso de la guerra.

El 13 de diciembre de 1941 jugando de visitante en la cancha de Welcome, Aguada obtiene una de las mayores victorias clásicas de toda su historia al derrotar a Goes 36 a 33 y transformarse en Campeón Federal en forma anticipada.

Cieslinkas fue el goleador con 17 puntos y el Bebe Ruíz lo secundó con 12. También estuvieron en cancha Medrano, Peluffo, Rodríguez y Marchetti. Fue el último año en Aguada de Rubén Bulla como jugador. Años más tarde volvería a hacer historia como mítico entrenador.

La figura de Cieslinkas se consolida y se transforma en factor desequilibrante instalándose desde como una figura que se proyectaba para quedar en la historia de la Institución y del básquetbol uruguayo a nivel de Selección con sus legendarias actuaciones sudamericanas y olímpicas.

Plantel 1era Estrella

La tercera Estrella

La Segunda guerra Mundial vive momentos impactantes.

Al tiempo que los nazis masacran a judíos, gitanos, polacos, discapacitados y homosexuales,  implementan la denominada “solución final”,

La Unión soviética frena el avance de las tropas alemanas en su propio territorio y el contraataque es feroz. Por primera vez los alemanes retroceden. Guerra sin cuartel.

En Uruguay el Presidente colorado Alfredo Baldomir da un golpe de estado, al que denominan “el golpe bueno” o la “dicta blanda”.

El Presidente disolvió la Corte Electoral y el parlamento, e instaló un Consejo de Estado.

Uno de sus objetivos era sustituir la Constitución del 34 instalada durante la dictadura de Terra, redactar una nueva y someterla a fin de año a la voluntad popular al mismo tiempo que las elecciones.

La Constitución de 1942  fue  aprobada a fin de año al tiempo que  el colorado Juan José de Amèzaga alcanzó la presidencia.

Uruguay como local se consagra Campeón sudamericano de fútbol con una nueva generación de futbolistas “post olímpicos”. La selección uruguaya de fútbol mantenía su invicto. Nunca había perdido un partido de local.

A todo esto, Aguada iba por todo.

Una de las mayores aspiraciones era el emblemático trofeo Caupolicán en la disputa del “Torneo de Conjunto Fraternidad”,  donde importaban los resultados de todas las categorías. El Campeón sería el que obtuviera mayores triunfos en todos sus planteles. Los méritos para obtenerlo el trofeo del Cacique de por vida, estaban en marcha.

El conjunto aguatero obtuvo  el torneo Invierno y la Copa James Naismith, entregada por el embajador de EEUU William Dawson en mano propia al Capitán aguatero Héctor Ruíz tras la final ganada a Atenas, otra vez en su gimnasio y con las tribunas abarrotadas de público. Se cumplían 50 años del nacimiento del básquetbol y el trofeo se entregaba en todas las asociaciones que podían competir a pesar de la guerra.

El Federal del 42 será recordado siempre por la aplastante superioridad aguatera en cada juego, menos en el último,  cuando  inesperadamente cayó el invicto ante Defensor que estaba en la cola de la tabla.

Los clásicos fueron ganados con claridad, tanto en la cancha de Lenguas por 53 a 31como de visitantes en la cancha de Goes de la calle Guaviyù por 42 a 31.

 

La Cuarta Estrella

Con 3 títulos a cuestas y varias copas en todas las categorías, “Los del Palacio” son el objetivo de todos los rivales.

Goes arranca el Federal como líder y se distancia en dos puntos en la tabla. Varios rivales pelean el protagonismo como el Peñarol de Carlos Rosselló o Trouville de Macoco Acosta y Lara.

Los incidentes comienzan a protagonizar el final de varios partidos y la competencia se llega suspender en pos de un acuerdo de mayor control.

Aguada enfrenta varios partidos como visitante en auténticas finales ante encumbrados rivales y logra grandes triunfos ante  Olimpia en Colón, Sporting en el Parque Rodó y Bohemios en Pocitos

Aguada fue Campeón Federal y la rivalidad con Goes, comenzaba a desplazar la de Sporting y Atenas como clásico del bàsquetbol uruguayo

Cuarta Estrella

La Quinta Estrella

En 1948 Luis Batlle Berres, sobrino de Josè Batlle y Ordoñez,  cumplía su primer año como Presidente de la República tras asumir el cargo por la muerte de Tomàs Berreta.

El Comité Olímpico Internacional retomó los Juegos Olímpicos tras declararlos desiertos por la Segunda Guerra Mundial y haber suspendido Tokio y Helsinki en 1940 y Londres  en 1944. Dos generaciones de deportistas habían perdido su oportunidad de competir.

Para 1948, Londres tuvo su segunda chance con los denominados «Juegos de la austeridad» como consecuencia de los efectos de la guerra que destruyó gran parte de su territorio bajo los bombardeos alemanes.

Uruguay participó con 59 deportistas en 9 disciplinas, entre ellas el básquetbol.

La mayor hazaña la obtuvo el remo con la medalla de plata  en single de Eduardo Risso del Montevideo Rowing Club y el bronce en el doble scull con William Jones y Juan Rodríguez.

En ciclismo,  el cuarteto de persecución 4×4000 liderado por Atilio Francois junto a De los Santos, De Armas y Bernatzky, obtuvo el cuarto lugar.

En atletismo Juan Jacinto Lopez quedó entre los 10 mejores sprinters del mundo.

Mientras tanto, Vitorio Cieslinkas, Capitán y  figura descollante de Aguada, integró la Selección uruguaya olímpica que quedó en quinto lugar. Las crónicas de la época daban cuenta de la inesperada derrota ante Brasil en los Juegos,  teniendo en cuenta que los celestes habían derrotado en Río de Janeiro en la final del sudamericano del 47 a este mismo equipo brasileño.

Aguada venía de obtener de por vida uno de sus trofeos más preciados, si no, el más emblemático: El Caupolicán, superando a Goes en triunfos en todas las categorías.

1948 se presentaba como un año de grandes retos teniendo en cuenta que el tradicional adversario venía de ser Campeón.

Ahora Aguada jugaba en su cancha de la calle Gral. Fraga. Los tablones de la tribuna de Lenguas y Sierra, que dieron lugar a los testigos del cuatrienio de oro, se mudaron al nuevo predio que fue alquilado a la firma Oyama, donde hoy se levanta Radio Sarandí y parte de Canal 12. Durante lapsos importantes, los aguateros utilizaron la plaza 2 de Martín García y San Martín para poder entrenar.

El 16 de octubre de 1944 se inauguró la cancha de Gral. Fraga. La entrada era por Enriqueta Compte y Riqué que, en aquel entonces, se denominaba Cuñapirú. Fue derrota ante Trouville por 45 a 41.

Volviendo al 48, era otra época de renovación. Al plantel principal fueron ascendidos dos figuras que alcanzarían su lugar en la mejor historia aguatera: «El Manco» Gualberto «Beto» Rodríguez y León Slazinskas

El Plantel quedó integrado por: Victorio Cielinskas, León Slazinskas , Gualberto Rodríguez, Carlos Pastorino, Julio Gully, Álvaro Riet, Eugenio Petit, Bruno Rizzo, Antonio Romano, Oscar García, Enrique García, Eduardo Lavignasse, M.Riveiro, Mario Infante, Oscar Grecco, Tabaré Patrón, Ulises Cambre, L. Giorello, y A. Picallo bajo la  Dirección Técnica de  Enrique Calcagno y Dante Cocito como Kinesiólogo.

El básquetbol uruguayo  vivía un momento de gran popularidad tras la obtención del sudamericano de Río ante el local Brasil y los Juegos Olímpicos de Londres. El poder de convocatoria era muy grande y era común recurrir a la cancha de la Olímpica en el Estadio Centenario.

Hubo jornadas para la mejor historia, en octubre y ante unas 8500 personas Aguada derrotó a Peñarol por 49 a 43 el 30 para, posteriormente y con màs de 10 mil personas  en la Olìmpica, aplastar al vigente Campeòn Goes por  49 a 33 con una notable actuación de Slazinskas que anotó 25 puntos.

Aguada festejará su Quinta Estrella el 18 de febrero de 1949 en el Parque Central derrotando al local, Nacional por 65 a 52.

Aguada, una vez más, había logrado imponer otro ritmo de juego con un revolucionario Slazinkas y su «tiro sobre cabeza y a distancia» en tiempos donde la mayor parte de las anotaciones eran tras la penetración del atacante hacia el aro rival y el tiro a dos manos. Aguada tenía su Quinta estrella.

Quinta estrella
Quinta estrella 2

La Sexta Estrella

En 1974 Uruguay estaba bajo la dictadura cívico militar perpetrada durante 1973 y materializada en el golpe de estado del 27 de junio cuando Juan María Bordaberry, hasta entonces Presidente constitucional, disolvió las cámaras con el apoyo de las Fuerzas Conjuntas. Se iniciaba un período de gran oscuridad para Uruguay y 1974 fue escenario de las imposiciones del régimen a la sociedad uruguaya y de grandes violaciones a los derechos humanos.

El deporte siguió adelante mientras cada dirigente era investigado y cada multitud podía ser pasible de la represión al estar limitada la libertad de reunión.

En 1974 se jugó el mundial de fútbol de Alemania 1974 y como si fuera un símbolo de la realidad uruguaya, la Selección celeste tuvo su peor participación en la historia: puesto 13 entre 16 equipos, lo que significó un durísimo golpe para la opinión pública.

Mientras tanto, Aguada se preparaba para dar un salto inolvidable. Fiel a su mejor historia, la renovación llegaba desde las inferiores y una vez más, el club, ya afincado en la calle San Martín y Enriqueta Compte y Riqué desde los años 50, pasó de simple animador a Campeón.

Todo comenzó a gestarse al final de los años 60, década durísima para la Institución que estuvo al borde de la desafiliación en más de una oportunidad.

Aquellos jugadores capitaneados por Eduardo Toto Laborde, que no pudieron sumar ninguna estrella pero que, en condiciones de desigualdad,  lograron mantener a Aguada compitiendo, vencieron en histórica final a Goes en el Cilindro Municipal en 1971 logrando el preciado ascenso

Bajo la Presidencia del Manco Rodríguez y la Dirección Técnica de Ruben Bulla Aguada derrotó a Goes en la final por 49 a 42.

El recambio estaba en marcha y entre jugadores como Laborde, Venet y  el «Loco» Abal , aparecían Roberto Vignoly,  Álvaro Santelli, Andrés Bongoll.

La Presidencia pasó a manos de Juan Lanzillotti  y Bulla siguió formando jugadores pensando en el 74 como el horizonte ideal para volver a ser Campeones.

Dos jóvenes aparecen en escena y con el paso del tiempo serán leyendas vivientes de Aguada: Jorge Garretano y Mario Viola. Jorge, atlético y líder, Mario, gigante y goleador;  con sus 2 metros 09 de altura  se transformó en factor desequilibrante para cualquier rival tras llegar al club desde Paysandú, convencido por Carlos Fraga, jugador y aguatero de todas las horas.

Para 1974, llega a la presidencia Juan Astengo y las nuevas caras aguateras sorprenden al básquetbol uruguayo. Aguada ganó el Torneo  Invierno, antesala del Federal, derrotando en la final a Olimpia por 72 a 49. Eduardo «Toto» Laborde le cedió el Capitanato a Jorge Garretano al tiempo que se alejaba de la práctica del básquetbol.

Lo que vendría después quedaría para la mejor historia del básquetbol. Aguada fue venciendo a todos sus rivales. El entusiasmo de la barriada fue muy grande y cada partido fue fiesta y con miles de personas en las tribunas de las canchas que, en su mayoría, eran abiertas y de piso duro, ya sea de cemento o bitumen.

En el verano de 1975 Aguada derrotó a Hebraica Macabi de visitante en la cancha abierta que estaba donde hoy se erige el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología.

La ventaja en la tabla de posiciones era de 7 puntos sobre el más cercano perseguidor. El equipo dirigido por Bulla ganó esa noche por 19 puntos.

Habían pasado 26 años desde el título del 48. Aguada alcanzaba su Sexta Estrella.

El plantel estaba integrado por Jorge Garretano, Mario Viola, Alvaro Santelli, Roberto Vignoli, Andres Bongoll, Walter Vàzquez, Ruben Abal, Eduardo Laborde, Wilfredo Venet, Carlos Fraga, Alvaro Casal, Sergio Martinez, M.Martinez y los hermanos Bulla.

Sexta estrella
sexta estrella 2

La Séptima Estrella                                               

Al tiempo que 1975 fue amargo para Aguada,  como casi siempre ocurrió cuando partió como favorito, 1976 se presentaba como otra gran oportunidad.

Infante ganó la Presidencia otra vez y la Dirección Técnica fue para Roberto Pavón.

Tal como ocurría por aquellos tiempos, el plantel aguatero era prácticamente el mismo de 1974 y 1975, a raíz del poco movimiento que había entre las instituciones a diferencia de lo que pasa en la actualidad con cambios radicales de planteles de una temporada a la otra.

Hebraica Macabi era el vigente Campeón con la sobresaliente figura de Omar Arrestia y Cordón el vice. Aguada los vence a ambos en las dos primeras fechas.

Fue un torneo en el cuál Aguada logró distanciarse y ganarlo anticipadamente por 4 puntos de ventaja sobre Olimpia.

Ya era costumbre llegar temprano a la cancha de Aguada porque se llenaba muy rápido

El plantel estuvo conformado por

Jorge Garretano, Mario Viola, Alvaro Santelli, Roberto Vignoli, Walter Vazquez Eugenio Petit, Ruben Abal, Carlos Sanchez, Carlos Kustrin, Alejandro Gonzalez, Néstor Rodriguez, Jorge Tobías, José Acevedo y Álvaro Casal.

Aguada había alcanzado su Séptima Estrella.

siete

La Octava Estrella

36 años más tarde de la última estrella aguatera, el Federal de 1976, Uruguay había cambiado notoriamente.

Tras  aquella dictadura militar que finalmente duró 11 años, ahora el país vivía un sólido proceso democrático con alternancias en el poder y con la izquierda gobernando. Josè Mujica, que como Tupamaro se había alzado en armas en el pasado y  que estaba preso y bajo condiciones de reclusión inhumanas en 1976, era ahora el Presidente de la República en el segundo período de gobierno del Frente Amplio.

La cancha de Aguada se había transformado en el Estadio de Aguada. Techo cerrado, piso flotante y dos tribunas.

Casi todo había cambiado con respecto al último título de 1976; El Federal ya no existía, ahora era la Liga Uruguaya. El básquetbol había cambiado radicalmente  el tipo de juego, las reglas,  el profesionalismo, las canchas y hasta la indumentaria.

Lo que no varió  fue la pasión. Aguada, a pesar de la sequía de 36 años y 7 finales perdidas, seguía animando con su público cualquier torneo.

Para la décima edición de la Liga Uruguaya, que Aguada nunca había obtenido,  la directiva presidida por Flavio Perchman apostó en grande con la incorporación de uno de los principales jugadores en la historia del básquetbol uruguayo: Leandro García Morales.

Aguada no tuvo una buena liga en las primeras etapas ganando y perdiendo en la búsqueda de un sistema de juego sólido. García Morales fue colmando las expectativas con actuaciones muy destacadas en medio de las diferencias características de estos nuevos tiempos: los extranjeros. Las polémicas en torno a los recambios generaron el alejamiento de Marcelo Capalbo y la llegada de Javier Espíndola.

Sufriendo,  Aguada fue superando etapas con resultados ajustados y sin que le sobrara mucho pasando a la etapa de definiciones desde un séptimo puesto y al borde de la eliminación.

De pronto, todo cambió. Frente a Trouville que venía de ganar 15 partidos seguidos, el equipo comenzó a mostrar otra cosa y barrió a los rojos de Pocitos pasando a las semifinales para enfrentar a Malvín.

Malvín se había transformado, en tiempos de la Liga Uruguaya, en uno de sus principales animadores. Aguada derrotó al favorito malvinense en 4 partidos y pasó a la final para enfrentar a Defensor Sporting.

Fueron 7 partidos con una expectativa pocas veces vista. La figura de Leandro García Morales fue gigante al ritmo de un equipo donde algunos jugadores  como Pablo Morales pasaron a ser identificados como principales en 90 años de historia.

Con un Palacio Peñarol repleto ambos equipos se repartieron los triunfos: Aguada 91 Defensor Sporting 81, Defensor Sporting 77 Aguada 73, Aguada 69 Defensor Sporting 61, Defensor Sporting 96 Aguada 92, Defensor Sporting 80 Aguada 62. Y la personalidad del equipo fue avasallante para forzar el séptimo y definitivo partido tras un contundente 91 a 74, pero ocurrió algo inesperado, Jeremy Smith perdió el control ante una provocación de un rival y lo agredió a la vista de todos. No jugaría la final. Aguada quedaba en desventaja en un escenario de gran paridad.

El 6 de mayo de 2013 Aguada fue Campeón después de 36 años. Los festejos duraron varios días y quizás semanas. Pocas veces se habló tanto de básquetbol como en ese momento, la locura desatada por ese triunfo trascendió largamente el ambiente del deporte.

octava estrella

La novena estrella                                                

Para el inicio de la campaña 2018-19 la dirigencia de Aguada, encabezada por el Presidente Alejandro Mazzeo venía con sed de revancha tras dos series finales perdidas en el séptimo partido.

Para ello, es convocado Dwayne Davis, un estadounidense desnivelante en la poderosa Liga Argentina, jugador de Instituto de Córdoba e incluido en el quinteto ideal del torneo.

Por tercera temporada consecutiva El Hechicero Fernando Cabrera arrancó como DT y se sumaron al plantel Leandro Taboada y Sebastián Izaguirre. El Capitanato siguió en manos de Demian Alvarez junto a las emergentes figuras de Federico Pereiras, un clásico marcador aguatero, y el juvenil Joaquín Rodríguez, hijo del legendario Aguatero Nazar Rodríguez y poseedor de una puntería excepcional.

Las fichas extranjeras, además de Davis, fueron Ricardo André Glen y Andrew Feeley.

Ya no jugaría por Aguada Diego García, un jugador que se ganó un lugar en la mejor historia aguatera tras anotar 13 puntos en 2´14 y dar vuelta un partido ante Nacional para definir una semifinal y lograr un lugar en la final de la Liga del 2017-18.

El 30 de septiembre de 2018 comenzó la edición 16° de la Liga Uruguaya de Básquetbol con 14 equipos y Malvín como Campeón tras derrotar a Aguada en un definitorio 7° partido.

El equipo tuvo un comienzo complicado con resultados irregulares pero siempre, con la tribuna acompañando.

Hubo algunos partidos para el mejor de los recuerdos, un 21 de diciembre ante Defensor Sporting, Dwayne Davis anotó un triple en la hora para ganar por 77 a 76 un partido que parecía perdido a falta de 3 segundos para el final en nuestro propio estadio.

Otro juego que nunca se olvidará, fue el clásico del 25 de enero de 2019 en el Palacio Peñarol.

Bajo la dirección técnica interina de Germán Cortizas y en medio de tribunas repletas e inmensas medidas de seguridad, Aguada en forma épica, volvió a ganar un clásico en la última pelota, cuando en un final electrizante, el estadounidense Andrew Feeley cacheteó la pelota bajo el aro, décimas de segundo antes de que terminara el partido generando celebraciones sólo superadas por la obtención del título.

A pesar de la alegría por otro clásico obtenido en forma épica, se pretendía elevar la mirada y reforzarse para las definiciones que se aproximaban.

En ese contexto llegó el experimentado Miguel Volcan como Técnico y es convocado un estadounidense con una marcada trayectoria en la NBA, Al Thorton en una apuesta muy arriesgada: estaba fuera de estado y sustituiría a Andrew Feeley, un jugador muy querido y comprometido con el Club.

Aguada sigue avanzando y elimina a Defensor Sporting en cuartos de final con actuaciones descollantes de Dwayne Davis y Al Thorton que se puso en rodaje en tiempo récord demostrando un profundo profesionalismo.

Sumaron además, la marca de Federico Pereiras, los triples del juvenil Rodríguez y el aporte de Sebastián Izaguirre

Al llegar a las semifinales, otra vez Nacional es el rival al mejor de 5partidos. Tras terminar en un empate de 2 juegos para cada uno, aguateros y tricolores inauguran el Antel Arena, el escenario multipropósito construido en lugar del Cilindro Municipal.

El lunes 6 de mayo con entradas agotadas y grandes medidas de seguridad, Aguada se transformó en el primer club en ganar en el Antel Arena y en finalista de la Liga para enfrentar a Malvin, vigente Campeón.

Las finales comenzaron con entradas agotadas y resultado incierto.

Aguada contaba con la vuelta de Andrew Feeley y una gran ventaja deportiva: Dwayne Davies, ventaja que se terminó en la primera final cuando el estadounidense cayó bajo un tablero con su rodilla lastimada quedando fuera del partido y de la temporada.

A pesar de todo, Aguada logró llevar adelante el juego y en un final no apto para cardíacos, Al Thorton anotó un triple que le dio el triunfo a Aguada en el último segundo por 83 a 80.

Las finales continuaron y Aguada, mientras buscaba sustituto para Davies, gana el segundo juego 90 a 87.

Aparece en escena otro estadounidense que llegaba de Flamengo de Brasil, su nombre, Zach Graham, goleador de alto nivel y alta competencia.

El tercer juego es para Malvín 80 a 69 y el cuarto lo gana Aguada 78-67 y queda a un paso del título. Malvin en gran reacción empata la serie final con dos triunfos consecutivos 91-83 y 74-66.

La séptima final fue el 5 de junio de 2019, Aguada ganó su novena estrella al derrotar a los playeros por 88 a 82 tras un partido cambiante y muy tenso que definió Zach Graham en el último cuarto con varias anotaciones.

Todos los jugadores aguateros se destacaron, cada uno que ingresó lo hizo con gran compromiso en un juego de mucho nervio donde cada pelota parecía ser la última.

El Antel Arena tenía para sus registros a su primer Campeón: El Club Atlético Aguada.

Como era de esperar, los festejos se extendieron por varios días, pero no tantos para los dirigentes, había que moverse rápido y no descuidarse, Aguada quería ahora, el Bi Campeonato

Novena estrella

La Décima estrella

La Décima estrella de Aguada puede ser recordada como el Campeonato más largo en la historia del básquetbol uruguayo como consecuencia de la suspensión de las actividades en Uruguay y el mundo por la pandemia del Coronavirus y la emergencia sanitaria.

La Liga duró un año y cuatro meses, y en medio ocurrió de todo!

El comienzo fue soñado. Leandro García Morales retornó al Club luego de un gravísimo accidente de tránsito que lo tuvo alejado del deporte por varios meses y el 8 de octubre del 2019 en el partido inaugural y revancha de la final de la liga anterior ante Malvín, anotó 34 puntos para un resultado final de 90 a 62.

El plantel era dirigido por Miguel Volcan y continuaban Federico Bavosi como Capitán junto a Federico Pereiras y Sebastián Izaguirre, se sumaba como ficha local Mateo Sarni que venía de Nacional y que se había caracterizado por ser un durísimo rival de Aguada.

Hubo cambio total de extranjeros y llegaron el corpulento español David Doblas, el jamaiquino Weyinmi Rose y el estadounidense Lee Roberts.

Pero las cosas se empezaron a complicar, y tras una serie de incidentes en la tribuna aguatera en un partido sin sorpresas ante Sayago, el club perdió el partido ganado en la cancha, y fue sancionado con una quita de 4 puntos y varios cierres de cancha. Las ventajas deportivas se esfumaron y Aguada se cayó en la tabla. Además, salvo Lee Roberts, los otros dos extranjeros emigraron. Para colmo, se vuelve a perder un punto ganado en la cancha ante Defensor por un juvenil inhabilitado que estaba en el banco de suplentes.

Los pesares no terminaron aquí, Leandro García Morales se fracturó una muñeca y quedó fuera por varias semanas y Volcan fue sustituído en la dirección técnica por el argentino Adrian Capelli.

El Clásico se lo llevó Goes y el futuro no era el mejor para Aguada que soñaba con el bi Campeonato.

Transcurrían tiempos de campaña electoral donde Luis Lacalle Pou, al frente de una Coalición de partidos, gana en segunda vuelta las elecciones presidenciales al candidato frenteamplista Daniel Martínez y se coloca al frente de una Coalición de partidos tras 15 años de gobierno frenteamplista.

Aguada cayó en el re clasificatorio y ya no tenía margen de error. Para seguir adelante y encontrar una posibilidad de pelear el campeonato, debía ganar todo partido que tuviera por delante.

Los dos extranjeros contratados para sumar a Lee Roberts no funcionaron y la dirigencia fue otra vez por Al Thorton que retornó en febrero y Dwayne Davis que se había recuperado de su grave lesión. Volvieron y lentamente todo empezó a cambiar hasta que ocurrió lo impensado: El Coronavirus.

Todas las actividades deportivas se detuvieron hasta noviembre para volver a suspenderse en diciembre y enero.

Fueron tiempos de partidos sin públicos y el enorme temor al contagio. Se jugaba un partido y se ignoraba que pasaría con el siguiente. Planteles enteros quedaban en cuarentena y muchos jugadores se contagiaron del Covid 19.

Finalmente, con todo tipo de inconvenientes, Aguada logra pasar a las semifinales y otra vez el rival es Nacional. La polémica se enciende a todo nivel, dentro y fuera de la cancha, cuando Nacional es sancionado por violar el protocolo sanitario y no se presentó a jugar un partido. Las semifinales empezaron en noviembre y terminaron en febrero por las constantes suspensiones por contagios y cuarentenas.

Aguada eliminó por quinta temporada consecutiva a los tricolores en partidos muy calientes dentro de la cancha ya que en la tribuna no había público por razones sanitarias. Apenas podían ingresar algunos dirigentes y allegados, no más de 40 por Institución siempre y cuando tuvieran sus vacunas anti covid al día.

El 19 de febrero de 2021 en un Antel Arena sin público con 26 puntos de Davis, Aguada derrotó a Trouville en la primera final por 91 a 72. El 22 de febrero al cumplirse 99 años de la Institución, otro triunfo y una vez más Davis es determinante con 33 puntos, 96 a 94. Trouville ganó el tercer encuentro 87 a 78 y evitó la barrida.

Finalmente el 26 de febrero de 2021 Aguada obtuvo su décima estrella al ganar 90 a 84 con una excepcional actuación del Capitán Federico Mono Bavosi.

En tiempos de Emergencia Sanitaria, no había forma de festejar al estar prohibidas las aglomeraciones para evitar los contagios. El plantel Campeón festejó sin su público en el Antel Arena y una caravana de vehículos los fue a esperar a las puertas del estadio.

El ómnibus con los Campeones se paseó frente a la sede de la Avenida San Martín donde miles de personas con tapabocas y una emoción a flor de piel, se juntaron para festejar la décima Estrella.

Había transcurridos un año y cuatro meses desde el comienzo del torneo.

decima estrella

COMISIÓN DIRECTIVA

Presidente:                  Gerardo Rabajda

Vicepresidente:            Flavio Perchman

Secretario:                   Carlos Moroni

Tesorero:                     Leonardo Antelo

Intendente:                  Juan Ramírez

 

Otros Integrantes:

Titulares:

Maximiliano Touron

Mariela Paz

Aldo Silva

Fernando Ucha

 

Suplentes:

Álvaro Facchín

Gabriel Orgaz

Emiliano Opertti

Gabriela Cardona

Marcos Silva

Paola Abal

Nicolás Perchman

Nicolás Fernández

Daniel Olivera

 

Comisión Fiscal:

Titulares:

Ernesto Larrosa

Eduardo Maggioli

Hernán Rodriguez

 

Suplentes:

Karla Bartel

Giovani Jara

Gabriel Kouyoumdjian

 

Colaboradores:

Federica Olivera – Redes
Mariana Rodriguez – Redes
Abraham Torres Carro – Fotógrafo

Comision directiva